La dulzura de los detalles chiquitos

Me encanta una expresión muy característica y fresca que usa mi hija María para referirse a lo femenino. "Vamos sólo nenas" "es para nenas" "es re de nena". El vocablo "nena" es tan simpático y tan de María, que sería raro no escucharlo todos los días.

Mientras subía las fotos al blog, pensaba que éste sería un post "para nenas" por dos motivos.

El primer motivo es el color. Porque a casi todas las nenas nos encanta el rosado en cualquier versión. Y el segundo motivo es nuestra sensibilidad a los detalles.

Somos receptivas, en nuestra mayoría, a pequeños elementos que aportan belleza. Las nenas tenemos una imaginación sin límites cuando se trata de atribuir encanto a cualquier escena diaria, a nuestra imagen personal, a nuestras funciones laborales y a nuestra madriguera.

A la hora de aplicar la creatividad, siempre hay un detalle a la vuelta, sin excepción. Ese "falta algo" que terminamos encontrando sin esfuerzo, se traduce en un accesorio, un ramo de flores, una tarjeta, una gota de perfume, un foulard, un ingrediente, incluso en una etiqueta.

Una etiqueta es un pequeño objeto de papel lleno de dulzura. Práctico, chiquito, agradable, delicado y específico. Quedan divinos en un paquete de regalo y refuerzan el orden en la oficina, en los placares y alegran la cocina. Adoro hacerlos, tenerlos a mano y usarlos siempre.

Como este post es para nenas, los tags de esta semana son un recurso de primavera, con su estética suave, entre jazmines y en colores pastel. Para la próxima, estate atenta. Te va a encantar mi nueva idea. Mientras tanto, te invito a mirar la galería completa de estas fotos con el título de "etiquetas"  ( CLIC AQUÍ )

Un abrazo a todas las nenas!