Los preparativos de Navidad

Siempre me gustaron. 
Me encanta hacer mi lista, pensar cómo voy a poner la mesa, iluminar rincones y vestir la casa diferente.

Diciembre la convierte en el lugar más lindo del mundo, como si un duende con boina roja y cascabeles sacudiera un polvito mágico y la hiciera más acogedora que nunca. Y a mí, más creativa, imaginativa, expeditiva y eficaz. Hasta me vuelvo audaz en la cocina y ni el mismo Grinch me arrebata mi buen espíritu navideño. 

También me encanta planificar con tiempo. Que la compra de regalos sea sin apuros, que sea un placer y no un delirio y sentarme tranquila a crear con mis papeles algún detalle decorativo.
Este año, en la mesa y en el living habrá estrellas y los abetos minimalistas que ves en las fotos. (con algùn regalito extra dentro, igual que el año pasado.)

Para decorar los regalos, troqueles de ramitas de pino inspirados en el pino de mi jardín.

blog3(este).jpg

Hace unos días, entré a una papelería y de repente sentí un silbido. Un fiu…fiuuu que venía de un exhibidor de papeles de regalo. me acerqué y vi un papel plateado divino. ¡Flechazo de inspiración! Al instante supe que mi Navidad iba a ser con mucho plateado, blanco, celeste y beige. 


Nos fuimos juntos a casa. El rollo y yo.

Cuando hay un lindo proyecto de por medio, todo se conjuga para que puedas realizarlo.
La semana pasada había hecho los dibujos que ves en la foto, que van fantástico con unos platos divinos y en tonos similares,  que me regaló María.  Además de unos papeles de Paper Source, en celeste y beige, que no pueden combinar mejor. 

Para los niños, utilicé la misma plantilla, aunque en colores más vibrantes. Rojos, celeste, blanco y verde agua.

El diseño de los renos es el que hice hace un tiempo atrás, pero aggiornado. Puedes ver que las astas son las hojas de pino que utilicé para los regalos. Y de paso, le puse pantalones rayados para hacerlo más divertido.

En unos pocos días voy a subir más fotos a mi galería. Mientras tanto, un gran abrazo y ¡hasta pronto!