Navidad con detalles naturales.

Diciembre. Es agradable sentir el clima navideño y empezar a planificar para que todo salga como lo esperamos. Estamos a tiempo de hacer de nuestra Navidad algo placentero, sin estrés y sin corridas a último momento.

Me gusta la variedad y agregar algo nuevo todos los años. Me gusta la casa decorada, sin excesos pero festiva y más acogedora que nunca. Y me encantan los detalles y las ideas que suministra la naturaleza. 

Es la mayor fuente de inspiración y queda divina con los elementos decorativos que te gustan y en el estilo que prefieras. Rústico, sofisticado o tradicional y además combina con cualquier paleta.

En el jardín del frente de mi casa tenemos a Pino. Un pino ahora frondoso y con forma de abeto navideño. Durante años estuvo en una maceta cuando vivíamos en un apartamento. El pobre tenía un aspecto flaco y desgarbado. Un pinito feo.

Cuando compramos la casa donde vivimos actualmente, quise traerlo y plantarlo en tierra firme. No sólo sobrevivió sino que se transformó en un árbol bellísimo y con historia. Lo saludo todas las mañanas y él me lo agradece llenándose de pajaritos, en verde inglés intenso y creciendo alto para que también lo vea desde mi dormitorio. Así que este año, es justo que Pino sea el protagonista de nuestra Navidad 2013.  

Y me dio el OK para ponerlo en una cajita. 

En el próximo post, quiero mostrarte la otra versión de Pino. Va a estar presente en los regalos y en un detalle para mis invitados. Un detalle simple y adorable que te va a encantar. Pino, feliz. Trabajando en lo suyo y en plena temporada.

pinito.jpg